jueves, 1 de diciembre de 2016

Otra vez los Alpes: Mont Ventoux, por Malaucène

Por razones meteorológicas nuestra estancia en la zona de Oisans-valle de la Romanche la comprimimos y decidimos que el tiempo que acortamos bien podíamos aprovecharlo en nuestro regreso a casa en hacer el Mont Ventoux.


Malaucène-Mont Ventoux (1.912 m)-Malaucène: 44 km con 1.580 mts de desnivel


Como ya lo conocíamos la subida a Mont Ventoux por Bedoin decidimos hacer la vertiente norte por Malaucène.
Llegamos a esta pequeña localidad en el que hay un ambiente ciclista extraordinario y una animación para esto de la bici contagiosa con multitud de  cicloaficionados que inician la escalada a esta famoso Monte Ventoso.
La subida desde Malaucène tiene 21 kilómetros con una pendiente media del 7, 5 % para salvar un desnivel de 1.515 mts.
Los diez primeros kilómetros, hasta el mirador de Belvedere, son asequibles, aunque alguno se acerca al 9 % pero hay pequeños descansos que permiten oxigenarse.
Pasado el mirador al que se llega tras un kilómetro muy suave la subida se endurece con tres kilómetros bastante rectilíneos y con pendientes medias del 9,9, 8,9 y 10,9 %. Dos kilómetros más suaves nos acercan a una zona muy cómoda donde está  el cruce hacia Mont Serein y el Chalet Liotard. Desde aquí al alto quedan cinco kilómetros con pendientes entre el 7,4 y 8,9 %. Dos kilómetros antes de coronar el bosque de pinos que nos acompañó desde el inicio desaparece y llegamos a la zona de piedras tan característica de esta montaña, nada de vegetación, rocas blancas que hacen de la zona de la cumbre un paisaje pedregoso y árido.
La parte final de la subida con pendientes por debajo del 8 % es más suave por esta vertiente que la que desde Bedoin pasa por el Chalet Reynard, ambas subidas coinciden bajo la gigantesca torre de comunicaciones que hay en el alto.
El ambiente en al alto es de auténtica romería con ciclistas, motoristas y  acompañantes satisfechos de haber conquistado este famoso monte al que el fuerte viento y el calor de esta zona sur de Francia lo hacen especialmente duro, nosotros tuvimos suerte pues ni el viento ni el calor excesivo hicieron acto de presencia. Desde el alto se contempla la inmensa llanura que rodea a este gigante solitario.
Hechas las fotos de rigor solo nos queda de esta escapada alpina el bajar  a Malaucène para cargar las flacas en el coche y regresar a casa después de unos días inolvidables rodando por famosos cols en el bonitos paisaje alpino.


 Ambiente ciclista en Malaucène

 Cartel en el inicio de la subida


Inicio de la subida


 Tramo de la subida, pasado el mirador de Belvedere

Fin de la zona arbolada e inicio de la zona pedregosa con la torre de la cima

Quedan 2 kilómetros para coronar

                                   Rodando por la  impresionante parte final del Mont Ventoux


Parte final de la subida

 Acercándonos al final

Últimas pedaladas



En Mont Ventoux

No hay comentarios:

Publicar un comentario