jueves, 1 de diciembre de 2016

Pierre St Martin: simas y tres vacas

Oloron St Marie-Arette-col de La Pierre St Martin y regreso a Oloron St Marie: 88 km con 1.630 mts de desnivel
Altimetría Pierre St Martin
Con base en Oloron St Marie, localidad del departamento de Pirineos Atlánticos situada en la confluencia del Gave de  Ossau y Gave de Aspe vamos a realizar tres salidas.
Gave de Aspe y viejas casas de Oloron

La primera la iniciamos por la D919 que nos pondrá en la frontera española en la Pierre St Martin, 1.760 m,  para luego regresar a Oloron.
Aramits
Los primeros 20 kilómetros por Aramits hasta Arette se hacen por una zona muy agrícola y ganadera con recorrido casi llano, en Arette se coge la D132 que se interna por el valle del río Vert en un recorrido de falso llano que se endurece cuando llevamos 7  kilómetros y cruzamos el Pont de La Mouline, aqui podemos decir que empiezan los 20 kilómetros de subida con el 6, 5 % de pendiente media, esta pendiente media puede indicar que no es excesivamente dura, pero la irregularidad de la misma hace que entre los kilómetros 4 y 12 la pendiente media sea del 9, 2 % con varios tramos al 12 % que se hacen por una zona muy boscosa. Una vez alcanzamos el col de Lavays (1.351  m) los siete kilómetros que quedan hasta el alto son menos duros, cruzamos  el pas de Guilhers (1.436m) y el col de Soudet (1.540 m), en el tramo final de la subida se recorre un paisaje kárstico, auténtico paraiso para espeolólogos y peligroso de transitar para los senderistas, sobre todo en dias de niebla por la infinidad de simas existentes. Alcanzado el alto, la vertiente navarra estaba cortada por obras para renovar el trazado de la carretera que enlaza por el valle de Belagua con Isaba.
Tramo final de la Pierre St Martin
Pierre St Martin
En el alto de este puerto se celebra todos los 13 de julio el "Tributo de las 3 vacas", tributo que pagan las autoridades del Baretous a las del Roncal, el origen de este tributo parece estar en una disputa por pastos y fuentes, aquí bastante escasas por la naturaleza del terreno, que acabó en violencia entre los pastores de la parte francesa -Baretous- y española -Roncal-. Disputa que finalizó con un pacto que consistiría en la entrega anual de tres vacas como tributo que recibe  en nombre de los roncaleses el alcalde de Isaba. El acto finaliza, no podía ser de otra manera, con un banquete conjunto de franceses y españoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada