jueves, 1 de diciembre de 2016

Un Giro muy particular: Passo Umbrail y Stelvio

En agosto de 2.009 seis globeros del Club Ciclista Trasona nos fuimos al norte de Italia para hacer seis salidas por  Alpes y Dolomitas, los decididos rodadores fuimos: Juan Carlos, Juan, Ángel, Marcos, Iruchi y yo.. Como dice el Génesis que "no es bueno que el hombre esté solo"  decidieron acompañarnos Mar, Mª José y Tina que fueron estupendas encargadas de intendencia, unas auxiliares que atendieron con igual entusiasmo a los que eran su pareja como  a los "pobrecitos" que íbamos sin apoyo, éramos como los isolés de los primeros Tour de Francia. Gracias a ellas todo fue un poco más fácil. 
Hicimos en dos etapas los 1.800 km que nos separaban de Bormio, al N.E. de Milán donde tuvimos nuestra primera base de operaciones.




Bormio, panorámica hacia la subida al Stelvio

Nuestra primera salida tenía como objetivo el puerto de montaña más impresionante que conozco:  Su Majestad el  Passo Stelvio combinado con el Passo Umbrail o Umbrailpass pues así dábamos un pequeño rodeo para hacer la maravillosa cara noreste con sus  revueltas,  después de hacer prácticamente toda la cara suroeste pues el desvío hacia el Passo Umbrail se encuentra a  menos de tres kilómetros del alto.
Salimos de la bonita localidad de Bormio por la SS38 que comunica Bormio  en al valle de Valtellina (Lombardía) con Prato allo Stelvio en el valle de Venosta (Trentino Alto Adige), el camino original que salva el Stelvio fue construido entre 1.822 y 1.825 para comunicar  Lombardía (Milán)  con Val Venosta que en aquellas fechas formaban parte de Austria. El emperador Fernando I quedó maravillado por la rapidez con que se construyó  esta  carretera, en su construcción trabajaron 2.500 personas.
 En su tiempo era el paso de montaña más alto de los Alpes hasta que más tarde se hizo la carretera del Iseran (2.770 mts). No  consideramos como tal  a  Cime de La Bonette  por entender que es una carretera que va  a una cima no un paso de montaña.
 La ascensión al Stelvio por la cara  noroeste -Bormio- tiene casi 22 km de subida, con una pendiente media del 7, 1% y una máxima del 14. El kilómetro de mayor pendiente media tiene el 9,1 %. Esta cara tiene una pendiente constante del 7 al 8 % por kilómetro hasta el kilómetro 15 donde el recorrido suaviza durante tres kilómetros, previamente habremos superado  una zona de angostos túneles tallados en la roca y las primeras y espectaculares "tornanti"(1) la brecha Braulio con su cascada y las tres "cantonieres" al llegar a la zona de la capilla de San Ranieri y el monumento a los caídos de la 1ª Guerra Mundial  la carretera suaviza y se hace más rectilínea para endurecerse de nuevo en el kilómetro 19 donde cogemos a la izquierda el cruce, junto a la 4ª cantoniere que nos lleva al Passo Umbrail (2.503 m) ya en Suiza, este paso fronterizo solo está abierto de 6:00 a 20:00.

En la zona de túneles antes de la Brecha Braulio

Segunda cantoniere en el km 15,6 de la subida

Panorámica  de la subida por Bormio con la zona de túneles, tornanti y la cascada Braulio


Oratorio San Ranieri y monumento a los héroes de la 1º Guerra Mundial

Cuarta cantoniere en el km 18,8, junto al cruce hacia el Passo Umbrail



Passo Umbrail, al fondo frontera italo-suiza

Sterrato en la bajada del Passo Umbrail hacia Val Mustair
Sta Maria in Mustair (Suiza) y su valle
Atravesando Sta Maria in Mustair
 El descenso de 14 km  hacia el valle es rápido y bonito pero... nos encontraremos con unos tres kilómetros no alquitranados, el conocido  "sterrato" una mezcla de tierra y gravilla compactada por la que se circula aceptablemente pero con precaución, sobre todo en zona de curvas, el descenso acaba en St Maria im Mustair una bonita localidad  del cantón suizo de los Grisones, en suave descenso  por el valle pasamos por Mustair última localidad suiza antes de entrar de nuevo en Italia por la localidad de Tubre y llegar a Prato allo Stelvio que podemos considerar la puerta de la vertiente noreste del gran y maravilloso Passo Stelvio.
 Esta subida, la más dura y espectacular, es una auténtica maravilla tiene 23, 4 km de ascensión al 7,4 % de pendiente media. Los primeros 8 kilómetros son los más suaves, 5 % de pendiente media, pero tan pronto se pasa el puente sobre el rio Trafoi las rampas endurecen y sólo un  kilómetro, de los más de  quince que nos quedan baja del 8 %, en el kilómetro 10 se pasa por la localidad de Trafoi, lugar de nacimiento del gran esquiador Gustavo Thoeni, hacia el km 18 poco antes del Albergue Franceshohe, se nos abre la impresionante panorámica de las 28 tornanti que aún nos quedan para llegar a la cima, ninguno de los kilómetros que nos faltan baja del 8, 4%, pero el subir por aquellas curvas que en contínuo zig zag van trepando hasta los 2.760 mts es una auténtica gozada, algo inolvidable y que recomiendo a todo el que le guste el ciclismo y la alta montaña. Llegado al alto las caras de satisfacción de los que por una u otra vertiente llegan hasta allí es algo que no se borra del almacén de gratos recuerdos vividos encima de una bici.
 Arriba tras las fotos de rigor con los compañeros y rodeados de infinidad de tiendas de recuerdos los que superamos el reto nos felicitamos y nos sentimos, por qué no decirlo, un poco orgullosos.

Tornanti 48 en la subida por Prato


Trafoi
Subida entre Trafoi y Albergue Franceshohe


Vista del la última parte de la subida desde la "tornanti" 22
Acercándose al Passo Stelvio

Tornanti


Vista desde el Stelvio



Prueba superada.                                                             En el Stelvio


Iniciamos  el largo descenso a Bormio admirando el paisaje grandioso que nos rodea y viendo en la bajada lo dura que es la subida, en los estrechos túneles hay que bajar con especial precaución.
El Stelvio es historia viva del Giro se sube por primera vez en 1.953, Coppi fue el primero en el alto y en la etapa Bolzano- Bormio, en sucesivos Giros  hubo grandes ascensiones  con exhibiciones de corredores como Gaul, Fuente,  Galdos, Bernardeau, Rujano  o De Gendt,   en algunas ediciones no se pudo subir por estar cubierto de nieve.

(1) curva en italiano,los puertos en Italia señalizan sus subidas con el número de tornanti, numeran de la cota más alta a la más baja, la más próxima  a la cumbre es la 1, están señalizadas con carteles con su número, así mientras se sube los números van decreciendo hasta alcanzar el 1 que es la tornanti anterior al alto.
(2) en la cara noroeste hay cuatro, la primera  derruida, (km 7,8 .1.702 mts) y las otras tres abandonadas, (km 13,7. 2.176 mts; km 15,6. 2.318 mts y km 18,8. 2.502 mts) eran una especie de posada o refugio para viajeros que cruzaban por este difícil paso de montaña, estaban gestionadas por un "cantoneri"  persona encargada de mantenerla en condiciones, con comida y leña para calentarse, además de auxiliar al viajero en apuros. Al perder importancia el paso por pasar a ser italiana la zona estas casas entraron en el estado de abandono  actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada